Descubren fraude masivo en la Cruzada Nacional contra el Hambre

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que encabeza la experredista Rosario Robles Berlanga, encubrió un fraude masivo en el marco de la entonces recién creada Cruzada Nacional contra el Hambre (CNcH), que costó al erario al menos 845 millones de pesos, así lo informó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La auditoría 13-0-20100-12-0269 demuestra que, a través de esquemas de subcontrataciones en forma de “pirámide invertida”, las universidades autónomas del Estado de México y de Morelos, pagaron cantidades millonarias para proyectos mal o de plano no realizados, recursos que terminaron en las cuentas bancarias de una empresa ajena a los contratos.

Lo anterior resultó posible gracias al pago por adelantado por parte de la Sedesol y a la “falta de control, supervisión y seguimiento en la ejecución de las acciones convenidas” de la dependencia a cargo de Robles Berlanga.

En abril de 2013, la Sedesol suscribió un convenio con la UAEM por un monto de 159 millones 850 mil pesos, con el objetivo de “sensibilizar” a 500 mil madres en la alimentación sana, realizar un evento ferial para “construir alianzas entre las organizaciones de la sociedad civil y los diferentes niveles de gobierno” y “promover a la CNcH”; firmando así un cheque en blanco con la universidad, ya que “no se establecieron las condiciones, términos y especificaciones” en el convenio.

Además, en mayo de 2013, la Sedesol firmó un convenio con la Uaemor por 697 millones de pesos, el cual consistió en abastecer de equipo a los promotores al interior de la ruta “Sin hambre”, una red de servicios de asesoría y desarrollo de un sistema de administración y seguimiento de los programas sociales.

La Uaemor subcontrató a su vez a cinco empresas, a pesar de que el convenio lo prohibía expresamente y que los contratos resultaron fraudulentos.

Entre los 396 millones de pesos que costó el abastecimiento de los promotores de la Cruzada destacan las compras por 57 millones de pesos de “vasos de plástico duro color”, 10 millones en “gorras brigadistas”, 13 millones en “porta-credenciales”, 96 millones de “tornilleros / de color impreso” y 79 millones “en paliacates”.

Dichos artículos no corresponden con los objetivos que establece el decreto del Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre, que son: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuadas de las personas en pobreza multidimensional, sentenció la Auditoría.

Por su parte, la secretaría encabezada por Rosario Robles, “no localizó el expediente” y el director del almacén general afirmó que “desconoce quién y cómo se realizó la entrega de los 31 millones de bienes”, mientras que las delegaciones de la dependencia federal en el Estado de México, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Distrito Federal, Hidalgo o Puebla, entre otras, encontraron diversos pretextos para justificar la ausencia de documentación que comprobara la recepción de los artículos.

Con información de Proceso.

11 Comentarios

  1. jose i rosere h
  2. VICTOR ARENAS
  3. Adrian
  4. Yo
  5. Jose Chavez
  6. nitronipp
  7. Lilia nillab
  8. dolores
  9. fonseca
  10. Moises velazquez

Escribe tu comentario