Opinión de Ricardo Monreal: Lo bueno, lo malo y lo feo de 2015

Columna de opinión de Ricardo Monreal, jefe delegacional de Cuauhtémoc, DF.

Lo bueno: a pesar de la reforma diseñada en 2013 para beneficiar al sistema de partidos existente y endurecer los requisitos para el reconocimiento de las candidaturas independientes y nuevos partidos, la ciudadanía logró en las elecciones de junio abrir las puertas a cinco candidatos sin partido y a nuevos partidos políticos. Destacan el primer gobernador sin partido, Jaime Rodríguez, El Bronco, de Nuevo León, y el surgimiento de Morena, que logró colocarse como cuarta fuerza electoral nacional en su primera incursión.

Varios mexicanos ponen en alto el nombre del país en el exterior, al destacar en sus actividades profesionales. Alejandro González Iñárritu obtiene tres Oscar por su película Birdman. El escritor Fernando del Paso se convierte en el sexto mexicano en obtener el premio Cervantes, máximo reconocimiento a la literatura en lengua hispana. La investigadora emérita de la UNAM Silvia Torres se convierte en la primera científica latinoamericana en presidir la Unión Astronómica Internacional que agrupa a más de 11 mil especialistas de 90 naciones. La cocina mexicana también brilló este año. Entre los 10 mejores chefs del mundo, figuraron tres mexicanos.

Lo malo: el entorno económico internacional y sus repercusiones en el país y en la economía de las familias mexicanas. La caída de los precios internacionales del petróleo representa ya un boquete de 25 por ciento en el gasto ejercido un año antes. Al cierre de 2015, el precio del barril está apenas 6 dólares arriba de nuestros costos de producción. Esto lleva de la mano a la devaluación del peso, que acumula un 25 por ciento en tres años. Y la devaluación está llevando un incremento en los precios de la canasta básica.

Frente a este escenario adverso, el salario mínimo aumenta de manera irrisoria dos pesos con 96 centavos diarios. Si bien son pocos los trabajadores que obtienen actualmente el mínimo, 60 por ciento de la planta laboral del país no gana más de tres salarios mínimos. Esto debilita el consumo del mercado interno y aumenta los niveles de pobreza en los grupos sociales vulnerables. De seguir esta tendencia, 4 millones de nuevos pobres se sumarán a los 3 millones que se produjeron en la primera parte del sexenio. Los presuntos beneficios de las reformas estructurales tendrán en este saldo de pobreza y desigualdad su principal mentís.

Lo feo: la seguridad y la procuración de justicia, ejemplificadas en la fuga de El Chapo del penal del Altiplano, que alguna vez tuvo el grado de máxima seguridad y lo cambió por el de máxima vulnerabilidad. El gobierno federal señala que la incidencia delictiva se ha reducido 12 por ciento respecto a 2012; sin embargo, en el promedio diario de denuncias por homicidio doloso las cifras han aumentado. Durante el sexenio de Vicente Fox se reportaron 74 mil 577 denuncias de homicidio en el país, 34.05 por día; en la gestión de Felipe Calderón, cuyo gobierno declaró la guerra a la delincuencia organizada, los homicidios dolosos sumaron 94 mil 89 indagatorias, 42.9 denuncias por día; mientras, en los primeros tres años de la actual administración se han acumulado 49 mil 780 averiguaciones, lo que representa 46.7 denuncias cada 24 horas (Reforma, 20 de diciembre 2015).

La corrupción y el bajo rendimiento en las evaluaciones educativas aplicadas a los estudiantes de primaria y secundaria, constituyen los otros dos temas que hicieron de este 2015 un año inercial de descomposición y degradación en estos rubros.

Reply